Te escapaste

(Por Peter Lee).

¿Recuerdas el día que te fuiste? Yo sí, lo recuerdo perfectamente porque veíamos Across The Universe sólo por petición mía y tú bufabas de exasperación. Tú y tu odio hacia los musicales. Veíamos la película y yo te cantaba al oído la versión de Blackbird unas sesenta notas fuera de tono, aunque ya me habías pedido que no cantara.

Blackbird fly into the light of the dark black night.

Y ocurrió.

Fue ahí cuando, no sé si por convicción o por accidente,  te sumergiste en la oscuridad de la noche caraqueña, más negra que la propia negrura, y te fuiste. Silencié mi gorgojos y te observé callada, dejando que te fueras sin siquiera ponerte un suéter. ¿Sabes que hace frío a esa hora, no? Debiste descubrirlo cuando te fuiste.

La cáscara que dejaste me pidió que quitara la película y le sirviera un vaso de jugo.