Negligencia

Gabriela Handal
(Por Gabriela Handal)

dejé que las pestañas me crecieran hasta las rodillas
esperando que regresaras
que recordaras dónde estaba la última vez que me viste
navegando mis túneles con precisión nocturna
como un felino en el bosque
percibiendo lo inefable

estas lágrimas son un grifo dañado
una vez abierto no puede ser contenido
ahora mi bata de baño está roída
del día que me apuñalaste
y arranqué hebra por hebra
porque no podía quitarme
cabello por cabello

no dejaste ni uno

lo sé
sé que no te interesan las apariencias

{nubes}

veo todos mis pedazos regados

y escucho el rumor de las nubes

lluvia.png
(Por Xuan Ioc Xuan)

a las nubes les agradezco la lluvia

esa capacidad de desprenderse cuando hay más peso

de separar agonías para ver crecer

por eso las imito cuando me rompo

trato de alimentar los surcos que pueblan mi rostro

vierto vida donde sólo hay dolor

mientras me terminas por mensajito otra vez

que soy mucho y tú nada, dices

como si la gente viniera con calificaciones

me rebasa el intento de recoger las gotas

formar lagos de sal y penas

veo todos mis pedazos regados

y escucho el rumor de las nubes

riéndose

de mí

 

 

tumblr_o3816pr6fv1ubgzyko1_1280
(Autor desconocido)

entonces no soy nadie

perdida entre vocerío y mentiras

entre papeles  espejos  susurros

trato de reconocer algún rasgo

trato de escuchar el silencio

los amores que he fingido

las heridas que no he probado

los antipsicóticos en mis venas

no hay precio sin etiqueta alguna

no hay valor en un kilo de mi carne

no soy más que estatua en vitrina

posando ante el polvo y el olvido

busco huellas pero soy invisible

no soy absolutamente nada

ni nadie.

Rojo

porque todo es rojo

porque todo es quiebre

tumblr_o5ms9jknq51ui8rcbo1_540
(Por Dee Arry)

Red – a world about to dawn!

Victor Hugo, “Les Misèrables”.

Es rojo el color que uso

en las uñas en los labios

en las flores que llevo en el pelo

es el color primitivo

de la sangre / de las putas

que como la piel

cuando se rompen enrojecen

cuando se abren destilan calor

pasión y vida dentro del desfase

 

porque todo es rojo

porque todo es quiebre

la niña es mujer porque se rompe y llora

la mujer aparece cuando se parte en rojo

como la bandera japonesa

la sábana de la novia

el blasón de la integridad que como mujer corresponde

 

el cielo es carmín cuando anochece

el sacramento      también se rasga

Don’t touch

No me toques que no soporto

que me mires con tus manos indiferentes

Vir
“Fix You Up”, por Virginia Fernández.

No me toques que no soporto

que me mires con tus manos indiferentes

llenas        de marcas de guerra

batallas que no te ayudé a librar

manos      que huelen a nicotina y vaginas ajenas

de uñas sucias / de mundos sucios

garras que han asido pecados

que aún no se saben el camino a mi placer

manos mapas

trazados entre tus palmas

que sueñan con abrir labios

con sostener océanos

con tapar soles

ser medio eclipse

nunca completa

nunca correcta

nunca

nunca

con esas extremidades errantes nunca vas a conquistar mis tierras.

Personaje anónimo

«En la calle todos los hombres se me parecen a mi padre».

otwqckq
(Por Rob Gonsalves).

«A mí la poesía / me viene de mi madre»

«Y me queda mi padre / en su hueso de escribano»

Rafael Castillo Zapata.

El arte me viene de mi padre

Que con tanto ahínco insistía en libros, óleos y ajedrez

Creciendo bajo una cámara sin ser famosa

Con mi boa de plumas y mi afirmación de diva

De mi padre me viene Abba, Cindy Lauper y la literatura

La figura vacía y la ausencia de un hombre

Tomates verdes fritos y mi homosexualidad latente

La necesidad de ser más que una foto en la pared

De mantener mis ideales sin importar la lucha

De querer ser alguien cándido cariñoso

Aprender que a la familia no se le deja por otra

con mano en pecho con mano en boca

luchar por no querer que nos parezcamos

En la calle todos los hombres se me parecen a mi padre

supongo que ocurre porque no tiene rostro.

El año se fue volando, por Andrea Paola Hernández (Venezuela, 1995)

Digo.palabra.txt

Sofía BonatiSofía Bonati

Para Ama.

Su mente estaba en blanco. Todo se había revuelto en su cabeza, así que su cerebro decidió apagarse. Sólo podía conectar las neuronas que le ordenaban a sus piernas bajar las escaleras lo más rápido que pudiese. Cuando sólo faltaban un par de tramos para llegar a tierra firme, su cerebro apagado olvidó dejar una nota acerca de respirar. Se apoyó contra la pared pálida como su cara y logró encender su cabeza. Su primer pensamiento fue “no quiero verla así”.

Había salido del apartamento a fumarse un cigarro. No era la noche de Año Nuevo que esperaba. Fue a visitarla con la esperanza de la oportunidad deseada. Sus manos temblaban de sólo pensarla suya. La encontró calmada, cosa que consideraba un lujo, pero sin ganas de compartir su lánguida velada. Se sentó en las escaleras del edificio y sacó su encendedor.

A la segunda calada…

Ver la entrada original 219 palabras más