Otra vez

22580204_139843826746401_4892888956204482560_n
“Fragments of love images”, blood.black.sandman (2017).

otra vez el carro desconocido frente a mi casa

otra vez el cuarto de hotel sucio

otra vez las chiripas

el hombre de torso sudado

de manos que tiemblan

de aliento de humo

de palabras de humo

no hay agua o bombillos

es miércoles

no trabajes mañana

me escocen los ojos y las tres capas de semen seco sobre la espalda

otra vez, Andrea Paola

otra vez la falta

de respeto

de responsabilidad

de amor

de cuidado

hacia ti misma

 

 

Edades

tumblr_p2vs20rkgh1rw6nkjo1_500
Sofia Fanego por Mario Zanaria.

Tengo 16 y creo que me ama porque le gusta la música que le mando. Fue la primera en recorrerme como se recorren los amantes y su tacto casi imperceptible me quita el sueño cada noche. No me abraza cuando nos vamos a dormir pero sé que muy dentro me ama. Tan adentro que no lo ve.

Tengo 17 y creo que me ama porque me contó toda su infancia en una madrugada. Recortó un rizo directo de mi cabeza para guardarlo en su caja de recuerdos mientras Alanis Morrissett sonaba al fondo. Me ama aunque no quiera besarme, porque el amor no son cuerpos pero sí sentidos. No todos los sentidos, con un par basta.

Tengo 18 y creo que me ama porque me lo dice. Con una sonrisa vacía pero me lo dice. Nunca en público, donde la vergüenza vence al amor. Me dice que me ama con la boca y no con los ojos. Lo afirma bajito desde el asiento del conductor, el único espacio en el que parece que su amor florece.

Tengo 19 y creo que me ama porque me compra cosas y me toma la mano en la calle. Su tacto no me genera nada pero al menos la vergüenza ya no es cotidiana. Dejo que me ame a ver cómo se siente pero es casi incómodo. No me acostumbro a que me quieran con los ojos y no con las manos.

Tengo 20 y creo que me ama porque se lo dice a los demás. Yo no recibo el mensaje, pero la gente parece contenta con la idea. Afirma que le gustan las cosas de las que siempre se queja, así que al menos mi larga lista de defectos no se ventila. Por las noches, el silencio que me exige finalmente se apodera de mí.

Negligencia

Gabriela Handal
(Por Gabriela Handal)

dejé que las pestañas me crecieran hasta las rodillas
esperando que regresaras
que recordaras dónde estaba la última vez que me viste
navegando mis túneles con precisión nocturna
como un felino en el bosque
percibiendo lo inefable

estas lágrimas son un grifo dañado
una vez abierto no puede ser contenido
ahora mi bata de baño está roída
del día que me apuñalaste
y arranqué hebra por hebra
porque no podía quitarme
cabello por cabello

no dejaste ni uno

lo sé
sé que no te interesan las apariencias

{nubes}

veo todos mis pedazos regados

y escucho el rumor de las nubes

lluvia.png
(Por Xuan Ioc Xuan)

a las nubes les agradezco la lluvia

esa capacidad de desprenderse cuando hay más peso

de separar agonías para ver crecer

por eso las imito cuando me rompo

trato de alimentar los surcos que pueblan mi rostro

vierto vida donde sólo hay dolor

mientras me terminas por mensajito otra vez

que soy mucho y tú nada, dices

como si la gente viniera con calificaciones

me rebasa el intento de recoger las gotas

formar lagos de sal y penas

veo todos mis pedazos regados

y escucho el rumor de las nubes

riéndose

de mí

 

 

tumblr_o3816pr6fv1ubgzyko1_1280
(Autor desconocido)

entonces no soy nadie

perdida entre vocerío y mentiras

entre papeles  espejos  susurros

trato de reconocer algún rasgo

trato de escuchar el silencio

los amores que he fingido

las heridas que no he probado

los antipsicóticos en mis venas

no hay precio sin etiqueta alguna

no hay valor en un kilo de mi carne

no soy más que estatua en vitrina

posando ante el polvo y el olvido

busco huellas pero soy invisible

no soy absolutamente nada

ni nadie.

Don’t touch

No me toques que no soporto

que me mires con tus manos indiferentes

Vir
“Fix You Up”, por Virginia Fernández.

No me toques que no soporto

que me mires con tus manos indiferentes

llenas        de marcas de guerra

batallas que no te ayudé a librar

manos      que huelen a nicotina y vaginas ajenas

de uñas sucias / de mundos sucios

garras que han asido pecados

que aún no se saben el camino a mi placer

manos mapas

trazados entre tus palmas

que sueñan con abrir labios

con sostener océanos

con tapar soles

ser medio eclipse

nunca completa

nunca correcta

nunca

nunca

con esas extremidades errantes nunca vas a conquistar mis tierras.

El año se fue volando, por Andrea Paola Hernández (Venezuela, 1995)

Digo.palabra.txt

Sofía BonatiSofía Bonati

Para Ama.

Su mente estaba en blanco. Todo se había revuelto en su cabeza, así que su cerebro decidió apagarse. Sólo podía conectar las neuronas que le ordenaban a sus piernas bajar las escaleras lo más rápido que pudiese. Cuando sólo faltaban un par de tramos para llegar a tierra firme, su cerebro apagado olvidó dejar una nota acerca de respirar. Se apoyó contra la pared pálida como su cara y logró encender su cabeza. Su primer pensamiento fue “no quiero verla así”.

Había salido del apartamento a fumarse un cigarro. No era la noche de Año Nuevo que esperaba. Fue a visitarla con la esperanza de la oportunidad deseada. Sus manos temblaban de sólo pensarla suya. La encontró calmada, cosa que consideraba un lujo, pero sin ganas de compartir su lánguida velada. Se sentó en las escaleras del edificio y sacó su encendedor.

A la segunda calada…

Ver la entrada original 219 palabras más